Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Elena Rodríguez nos cuenta su propuesta para el proyecto YFC

Mí proyecto consiste en hacer un taller de Drag King y género en Hospitalet de Llobregat, para abrir un espacio de reflexión colectiva sobre el género en la sociedad en un espacio seguro donde los participantes se empoderen independientemente de su orientación sexual y sexo a través del drag.


La historia de Elena

Elena tiene 27 años, se dedica a la filosofia, la performance y la dirección de arte. Creció en un pueblo costero de Málaga, en donde afirma que pudo comprobar de primera mano los efectos que peuede tener convivir en tanto una sociedad machista con homófoba. Con tan sólo 17 años, abandonó su pueblo para estudiar filosofía, realizando un acto de fe, en busca de un mundo mejor, que todavía no conocía ní tenía referencias, pero que, nos cuenta, estaba convencida de que debía existir ahí fuera, y que tenía que salir a buscarlo.

Así pues, despúes de  muchas vueltas, en 2015 llegó a la ciudad de Barcelona, donde por la primera vez encontró espacios cómodos dentro de los movimientos feministas y la escena queer de la ciudad. Progresivamente, su vida personal y su trabajo filosófico se han ido alineando, hasta que descubrió el mundo del Drag King, y se dio cuenta de que a través de este arte puede, por una parte, expresar e investigar su identidad de género, empoderándose; y por otra parte, desarrollar sus ideas filosóficas sobre el cuerpo y la mente.

Además, dada la invisibilización de este arte en la sociedad actual, su práctica supone una forma de activismo en tanto que empodera los cuerpos 'marimachos' o todo aquello relacionado con la 'masculinidad feminina'. Este se convierte entonces en su objetivo vital, y trabaja con más drag kings en Barcelona para desarollar una escena y dar a conocer este arte, haciéndolo acesible para las personas que podrían encontrar en él la misma libertad y empoderamiento que ella encontró.

Entrevista a Elena Rodríguez

¿Quién eres y a que te dedicas?

Mi nombre es Elena Ramírez, tengo 27 años y nací en un pueblo costero de Málaga, pero actualmente resido en Barcelona. Me dedico a la filosofía aplicada a través de la performance, aspirando a crear espacios de comunicación social que incentiven la comprensión a través de la diferencia, ayudar al empoderamiento de minorías (en mi caso, el colectivo de lesbianas), y mediar en la sociedad para construir un pensamiento filosófico colectivo acerca de la misma.

Explícanos tu proyecto

Mi proyecto consiste en la creación de un taller drag king, dirigido a cualquier persona independientemente de su sexo, género u orientación sexual. Es un taller drag king porque dentro de la práctica drag, este está  invisibilizado y a día de hoy no existen espacios donde acudir a realizarlos. Me parece importante que los haya porque, aunque la práctica drag es válida para todas las personas, son las ‘mujeres masculinas’ o llamadas ‘marimachos’ las que, como yo, encontramos una forma muy propia de empoderarnos en el drag king.

¿Qué objetivo tiene el taller?

El objetivo del taller es ofrecer herramientas para aprender a transformarte en drag king, empoderando a los participantes a través de este aprendizaje, en especial, como ya he mencionado, al colectivo de ‘lesbianas’. Pero también persigue un objetivo más global, que consiste en generar un espacio de reflexión colectiva acerca del género y el poder en la sociedad.

¿A quién va dirigido el taller?

A toda persona independientemente de su género, sexo u orientación sexual. Sin embargo, el mayor impacto es para la comunidad lesbiana, ya que es una comunidad invisibilizada que todavía está tomando voz y orgullo, y es necesario contribuir en estos espacios.

¿Qué impacto crees que va a tener?

Aparte del de la comunidad lesbiana mencionado anteriormente, ya que empoderar a mujeres lebianas significa generar una transformación que luego pueden reproducir y multiplicar en su propia vida y entorno; tiene también un impacto global, ya que abre un espacio de diálogo social y refuerza la capacidad de auto transformación de la sociedad en general.

La realidad de las mujeres con orientación sexual “homosexual” creo que puede aportar mucho en la reflexión general acerca del sexo, el género y las relaciones de poder en la sociedad. No es necesario ser lesbiana para ser capaz de incluir esta realidad en la visión general que un individuo tiene de la sociedad y las relaciones de poder que en ella ocurren, y creo que esto genera una transformación en el pensamiento colectivo muy necesaria.

¿Algo que quieras añadir?

Este taller lo que busca es ser un inicio de unas nuevas estructuras de redes de apoyo de la comunidad lésbica de Barcelona, en donde se puedan generar actividades planteadas más a largo plazo. Como por ejemplo: organizar más talleres, charlas informativas y jornadas festivas…

Además puede servir como punto de encuentro de las realidades ‘lesbianas’ y relacionadas con el drag king ocurridas anteriormente en la ciudad, de las que tengo constancia por contacto personal pero que nunca quedaron correctamente archivadas. Se busca solidificar la cultura lesbiana en Barcelona, darle visibilidad y representarla adecuadamente.


El apoyo de la Comisión Europea para la elaboración de esta publicación no implica la aceptación de sus contenidos, que es responsabilidad exclusiva de los autores. Por tanto, la Comisión no es responsable del uso que pueda hacerse de la información aquí difundida




erasmus | ka3 | proyecto | juventud | propuesta |