Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Testimonio Clara Sánchez | 30 años

Febrero 2020

¿Qué sería la vida si no tuviéramos el valor de intentar nada?" (V. Van Gogh) ... Este fue el comienzo de la carta de motivación que escribí hace unos meses para solicitar un lugar en este proyecto... Y, desde que decidí saltar a lo desconocido, todo comenzó a moverse...
Desde la lluvia incesante en cuanto llegué a la ciudad durante mis primeros cuatro días, hasta el primer baño del año en el océano el fin de semana pasado. Este ha sido mi primer mes de voluntariado en
Lisboa. Cambiante, loca, llena de nuevas caras, nuevos lugares, nuevas palabras, nuevos sabores...
Un mes de descubrimientos, de convivencia, de conexiones, de compartir y de muchas emociones... de mucha observación, de mucha paciencia (sobre todo conmigo mismo), de mucha apertura y de mucha
positividad. Si tuviera que destacar algo este mes sería en relación con la comunicación... sobre la comunicación humana. Algo que resuena en mí desde que pisé estas tierras: la importancia de la apertura en la comunicación, que puede superar cualquier tipo de obstáculo (idioma, nacionalidad, cultura, limitaciones físicas o cognitivas en el caso de las personas con las que trabajo...).
Ese ha sido mi gran aprendizaje (o mi gran "despertar", seguramente estaba dormido en mí...) este mes. Para darse cuenta de que, para comunicarse con otro ser humano, sólo necesitas querer, sólo una mirada, un gesto, un abrazo ... el resto de las cosas no importa.


El apoyo de la Comisión Europea para la elaboración de esta publicación no implica la aceptación de sus contenidos, que es responsabilidad exclusiva de los autores. Por tanto, la Comisión no es responsable del uso que pueda hacerse de la información aquí difundida.

Clara Sánchez