Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Testimonio Iván Díaz | 25 años

Voluntariado en Europa

Hace dos años oí hablar por primera vez del Servicio de Voluntariado Europeo. Poco a poco fui descubriendo cómo funcionaba y en qué consistía leyendo las experiencias de personas que habían participado en él. Decidí pues, inscribirme en la página web oficial del Cuerpo Europeo de Solidaridad (CES/ESC) pero, debido a que me encontraba finalizando mis estudios, no pude formar parte de ninguno de los proyectos que veía publicados cada semana.

Este año, una vez acabada mi etapa en la universidad, sentí que era el momento de dar un paso adelante y buscar un voluntariado que me motivase y con el que ponerme en contacto. Después de unas semanas, di con uno que me generó un gran interés, con la organización Semper Avanti, en Breslavia, Polonia. Les escribí, y en poco tiempo me comunicaron que podría unirme a ellos este mismo año, por lo que ese momento en el que tanto he pensado en los últimos dos años, está ahora más cerca que nunca.

Soy consciente de que esto no será un segundo Erasmus, que tendrá sus momentos malos y buenos, sus situaciones de sacrificio y de disfrute, y que deberé estar preparado para adaptarme a un ambiente distinto del que me rodea aquí, en Valencia. Con todo, creo que es una experiencia que merece la pena ser vivida y que no me arrepentiré de haber dado este paso. En definitiva, considero que el hecho de participar en un voluntariado de larga duración no es sólo una inmejorable oportunidad para crecer como persona, sino que además puedes hacerlo mientras ayudas a los demás y contribuyes con tu grano de arena a la creación de una sociedad mejor, más justa, equitativa, libre y tolerante.

Iván Díaz – Alejo Campos. 01/04/2019

 

Iván Díaz