Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Testimonio Cecilia González | 30 años

22 de febrero de 2019. Barcelona-Palermo

Estoy en el avión camino a Palermo. El avión está lleno de gente y el clima es increíble. Me pregunto si elegí la ropa correcta, ya que tengo mucho calor;) pero hace dos meses vivía en Canadá, por lo que estoy acostumbrada a ponerme mucha ropa.

Conocia el SVE des de hace años, cuando solicité un proyecto en Portugal mientras trabajaba en la Cruz Roja en mi comunidad. El proyecto no fue aprobado debido a la crisis económica, por lo que no pude hacerlo finalmente.

Cuando decidí postularme para este proyecto estaba en una cafetería en Barcelona, fue en enero pasado.

Después de hacer 4 o 5 entrevistas para diferentes trabajos, y justo cuando estaba a punto de comenzar otro trabajo en Pamplona, recibí el correo electrónico de Italia. Yo había sido seleccionada en Palermo

Realmente tuve un montón de emociones y sentimientos diferentes. No sabía qué opción era la mejor, pero mi corazón me decía que tomara este avión donde estoy ahora.

Me necesitaron allí tan rápido que en una semana preparé todos los documentos y me preparé.

Viviré en Palermo en menos de dos horas. Anna me recogerá en la estación de autobuses y después comenzará mi nueva vida: mi tiempo con los niños, las clases de italiano, mi rutina en el apartamento ... ¡Estoy emocionada!

Todo ha sucedido muy rápido, pero he tenido tiempo suficiente para organizarme.

Incluso viviendo en el extranjero desde que era joven, esta vez ha sido más difícil despedirme de mi familia y amigos. Pero ahora, estoy más cerca de casa (antes vivía en Canadá y México).

Estoy ansiosa por disfrutar la experiencia y dar lo mejor de mí con los niños.

Cecilia González