Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Testimonio Rubén Pérez | años

Rubén Pérez, profesor de educación física del instituto La Bastida de Santa Coloma de Gramenet, con el que MUNDUS colabora en proyectos de movilidad para su profesorado y alumnado, nos cuenta su experiencia de observación laboral en Wroclaw (Polonia), donde visitó varios centros educativos e instalaciones deportivas para conocer de primera mano el sistema educativo polaco e intercambiar buenas prácticas.


Mi nombre es Rubén. Soy profesor de educación física en el Institut La Bastida de Santa Coloma de Gramenet. Desde mi centro educativo, inmerso en el proyecto ERASMUS+, nos informaron al claustro de profesores de la posibilidad de realizar una movilidad internacional durante este curso 2015-2016 y no me lo pensé. Mi trabajo como profesor y viajar son dos de mis mayores pasiones, por lo que no podía dejar pasar esta oportunidad de ir a un país extranjero y poder conocer de primera mano el funcionamiento de sus centros educativos.

Mi experiencia en Polonia no solo ha cumplido mis expectativas, diría que las ha superado. Desde el momento que llegué al aeropuerto hasta que regresé al mismo, el trato de Mariusz i Marek (socios intermediarios en Wroclaw) fue exquisito. Ellos me acompañaron a visitar varios centros educativos e instalaciones deportivas en diferentes ciudades. Tuve la oportunidad de observar como trabajan en las aulas, hablar con profesionales del sector docente y ver como programan y gestionan sus recursos. En uno de los centros incluso pasé a adoptar una función más activa y tuve la oportunidad de realizar una sesión de educación física.

No obstante, ésta ha sido una experiencia enriquecedora no solo en el ámbito profesional, por lo ya comentado, sino también en el personal. He tenido la oportunidad de visitar lugares históricos, probar su comida y bebida tradicional y conocer gente maravillosa. Vivir una serie de experiencias que me han permitido conocer sus costumbres, su perspectiva y su historia, que es interesantísima.

Es importante destacar que el hecho de realizar esta experiencia en solitario, me ha ayudado a empaparme más de su cultura, pues en ningún momento tienes a tu amigo, familiar o compañero en el que refugiarte. Considero que este ha sido un punto muy positivo.

Para concluir, me gustaría recomendar a todos aquellos compañeros profesores que tengan una oportunidad así, que no la dejen escapar y la aprovechen. Es una experiencia inolvidable.

Saludos,

Rubén Pérez Galisteo