Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Así fue YESII, intercambio juvenil en Bulgaria

Así fue YESII, intercambio juvenil en Bulgaria

¿Qué puede pasar cuando se juntan 46 artistas de diez países diferentes en un intercambio juvenil sobre danza? Ya os enseñamos algunos de los resultados de este cóctel en este vídeo. Ahora, Dahiana Córdoba, la líder del equipo que enviamos desde Mundus, nos cuenta desde dentro la experiencia en este bonito texto en el que no se le escapa un detalle. ¡Maravilloso, equipazo!

 


FUENTE DE INSPIRACIÓN

Al llegar a Sofía de mañana, llena de expectativas, de dudas y con muchas ganas de experimentar me encontré a Manuel, un sevillano muy simpático para hacer un tour por la ciudad. Gracias a esta iniciativa tuvimos nuestro primer contacto con la cultura búlgara y con los elementos más representativos del entorno de la capital.

A medida que avanzaba la mañana, iban llegando más participantes. Recuerdo que la primera en llegar fue Sara, que enseguida me transmitió una sensación de madurez y paz interior, nos comentó su experiencia en otros intercambios y con estos relatos crecían nuestras ganas de comenzar esta nueva aventura juntos. Una vez roto el hielo con Sara y Manuel, nos presentamos en la estación para recibir a María (caracterizada por su puntualidad), Paula (con su ternura y risa) y Nuria (con su risa contagiosa y con su veamos las cosas sencillas), que habían venido juntas desde Barcelona.

Tomamos un autobús hacia Sandanski, sin entender una palaba de búlgaro, lo que supuso que surgiesen aventuras y situaciones graciosas durante el trayecto. 22:00 de la noche, tres grupos (griegos, italianos y macedonios) ya se encontraban en el hotel. Las primera interacciones se desarrollaban en un ambiente abierto y cómodo. Finalmente, como es lógico en un grupo de artistas, acabamos bailando y asistiendo al primer taller improvisado de Boxing y Popping, estilos nuevos y desconocidos para nosotros que parecían plenamente instaurados en los jóvenes de otros países.

Al siguiente día completamos el equipo español con la llegada de Félix, singular por su alegría y constancia en el ensayo. Fue una jornada para acabar de conocernos y aumentar el nivel de confianza entre los grupos, una amalgama multicultural de 7 países distintos (Grecia, Italia, Rumanía, Turquía, Macedonia, Bulgaria y España). Esta jornada de convivencia inicial terminó con la ‘’noche búlgara’’, una noche temática en la que pudimos degustar los platos típicos de Bulgaria. Asimismo, en esta jornada pudimos disfrutar de música en vivo y danzamos desde ‘’Kivo Horo’’ (folclore típico del país) hasta ‘’Danza Kuduro’’, donde demostramos un gran entusiasmo que nos influyó muy positivamente, ya que animamos al resto a bailar.

Ensayos, con muchas ideas distintas y con ganas de hacer nuestras  presentaciones para el “just dance competition” surgió uno de los primeros retos: aunar todos los estilos dentro de nuestras representaciones artísticas. Cada mañana solíamos acudir a acciones formativas de crecimiento personal y en educación no formal, lo que iba aumentando nuestro grado de aceptación con el resto de culturas. Por las tardes dividimos el grupo entre artistas, PR/Social Media y camarógrafos, una vez estructuradas las responsabilidades de cada uno, nos pusimos en marcha. Ya teníamos en mente cómo íbamos a desarrollar la noche intercultural; estábamos seguros de que sería muy enriquecedora. Entre sangría, mazapanes, chorizo, jamón, “pan tumaca”, queso manchego…, también bocadillo veleño y choclitos (originarios de Colombia) se vivió una noche divertida, especialmente cuando nuestro grupo realizó la presentación de las costumbres de España. A ritmo de flamenco y cumbias, hicimos nuestras primeras representaciones folclóricas. Más tarde disfrutamos con impresionantes melodías compuestas por grandes músicos, compositores y coreógrafos, bailamos y compartimos nuestros talentos, creando así una huella imborrable en nuestros corazones.

Trasnochos creando coreografía, canto, baile , maquillaje vestuario peinado  sacamos adelante 3 shows : Canto pimpinela (Manuel y Sara), fusión Rosalia/hip-hop(Paula, Nuria y Maria), Folclórico Mapale (Dahiana y Félix). Los que presentamos en la tarima del auditorio, ocupando el tercer puesto en Mapale.

¡Oh, sorpresa! Cuando nos comentaron que todos los bailarines de distintos países para el ‘’Balcan Youth Festival’’  hiciéramos un espectáculo. Aunando esfuerzos realizamos una representación fusión de salsa, hip-hop y clásico en un teatro, con el fin de transmitir y difundir un mensaje ‘’pensar, actuar, cambiar’’. Me di cuenta de que trabajar y cooperar para promover iniciativa en la esfera social fue un desafío personal. Una manera de alcanzar este objetivo es participar en este tipo de proyectos.

En esta experiencia como group leader puse mi creatividad, responsabilidad y mejor energía. Volví con una maleta llena de recuerdos, emociones agradables, además de un bagaje a nivel de habilidades sociales y personales (toma de decisiones, resolución de conflictos, superación de barreras comunicativas, coordinación de grupos…), creatividad, expresión corporal y solvencia para actuar en público. Muchas de estas situaciones pasarán a formar parte de mí y me ayudarán en el futuro.

Agradezco por esta oportunidad a Mundus, a la organización de acogida en Bulgaria y por supuesto a cada uno de los participantes que hicimos esto posible.

Muchas veces!!!

 





youth exchange | juventud | yesii | bulgaria | testimonio |