Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Áralos - Diseño web, marketing digital y posicionamiento en buscadores - presupuesto web

Diseño de páginas web - Presupuestos sin compromiso - Solicita presupuesto para tu web

Diseño de páginas web - Presupuestos sin compromiso - Solicita presupuesto para tu web


Arantxa, SVE en Polonia: "Ya ha empezado la cuenta atrás"

Arantxa, SVE en Polonia: "Ya ha empezado la cuenta atrás"

Arantxa, 27, ya prepara las maletas para su aventura de doce meses en Polonia como participante del Servicio de Voluntariado Europeo (SVE). Dice que hace días que tacha los días en el calendario para empezar su voluntariado con Semper Avanti, uno de nuestro socios en Polonia. Ella ya prepara las maletas y nos cuenta sus inquietudes, sus expectativas y sus ilusiones. ¡Os dejamos con sus palabras pre-departure! ¡Mucha suerte Arantxa!


Hace unos meses decidí dejar temporalmente mi trabajo como educadora social, y empezar a viajar sola, conocer mundo, descubrir otras culturas… Y sí, lo he disfrutado muchísimo, pero me di cuenta de que necesitaba hacer algo más. Quería dedicar mi tiempo de viaje no sólo al ocio, sino a colaborar con algún proyecto nuevo, participar en algo diferente a lo que conocía. Un nuevo país, una nueva cultura, un nuevo mundo.

Así que me puse manos a la obra. Tengo un buen amigo que hace unos años participó en un programa de voluntariado europeo en Bratislava, y fue una experiencia que le cambió la vida, así que, ¿por qué no intentarlo?

Cuando pedí información sobre el SVE, me dijeron que había unas 6.000 organizaciones entre las que elegir… ¡¡¡6000!!! ¿Por dónde empezar? Bueno, con tiempo y paciencia, decidí en qué países y en qué ámbitos quería trabajar para reducir las opciones, y escribí a las organizaciones que más me gustaron, sin saber si me aceptarían, si cumpliría los requisitos, si necesitaban algún voluntario en ese momento…

Al principio fue un poco desolador, porque la primera semana sólo me contestó una organización, y no coincidíamos con las fechas. Pero la semana siguiente: ¡tachán! Recibí un e-mail de la coordinadora de Ostoja. Me explicó el proyecto, incluso me puso en contacto con un voluntario español que trabaja con ellos para conocer su experiencia, me facilitó toda la información posible, se adaptó a mis fechas, y finalmente, dimos el paso, hicimos la entrevista y empezamos a formalizar papeles. Y así, en cuestión de un mes, pasé de vivir en Valencia a estar a dos semanas de coger un avión con destino Wroclaw.

Durante años he trabajado con el ámbito de la discapacidad intelectual. Ostoja es un centro ocupacional que trabaja con este colectivo a través de workshops. Estoy segura de que aprenderé muchísimo de esta experiencia profesionalmente (nuevas maneras de trabajar, diferentes metodologías, herramientas innovadoras…), pero sobretodo personalmente (gente nueva, cultura distinta, entorno diferente, miles de experiencias…).

Ya ha empezado la cuenta atrás, y pese al estrés de los preparativos y los nervios por lo desconocido, no paro de tachar los días en el calendario, esperando que llegue ya el 28 de noviembre para iniciar esta nueva aventura. Estoy segura de que será un año inolvidable, un antes y un después, doce meses que aprovecharé al máximo. ¡Qué ganas tengo!




SVE | Servicio de Voluntariado Europeo | Erasmus+ | Polonia | movilidad internacional |